En Tendencias y Estrategias, con cada evento que organizamos nos proponemos alcanzar para nuestro cliente el máximo rendimiento. Con este fin incorporamos en nuestras propuestas, siempre que nos parece relevante, el diseño de una landing page o página web, que contribuirá a la difusión de la convocatoria y, por tanto, a su éxito de audiencia, reconocimiento de marca y retorno económico.

En este post entrevistamos a Ana Alonso, colaboradora de Tendencias y Estrategias en el área de IT, experta en el desarrollo de páginas web, landing pages y estrategia de difusión en redes sociales. Y fundadora de Myhappyidea.


 

¿Cuál es el propósito más importante que ha de llevar a nuestros clientes a decidirse por el diseño de una landing page o de una página web que enlace con su evento?

Yo diría que dar mayor relevancia a la comunicación de cada uno de los eventos que organizan, uniéndolos a su imagen de marca.

Una landing page o página web del evento cumple con los básicos de facilitar al potencial asistente toda la información relevante del mismo: ponentes, agenda, ubicación, “leit motiv” del evento… Pero va mucho más allá, al permitir que cada profesional pueda interactuar desde la web de manera mucho más personalizada tanto para inscribirse como para solicitar más información, entre otras cosas.

Y si está en nuestra estrategia, podemos hacer al asistente partícipe de determinadas actividades que ocurrirán durante el evento, solicitarle información sobre preferencias y vincularle de manera más estrecha con el evento y la marca.

Por otro lado, podemos actualizar la información de manera inmediata antes, durante y después del evento; incluir vídeos, entrevistas con los ponentes e información mucho más profunda sobre cada acontecimiento.

Todo ello nos permite ofrecer una imagen de marca tanto del propio evento como de la empresa patrocinadora del mismo mucho más potente y atractiva, vinculando al asistente tanto a la edición de que se trate como a futuras ediciones del mismo u otro evento de la empresa.

¿Cuál es la diferencia en comunicación y notoriedad entre una landing page y una web específica para el evento?

Ambas van dirigidas a un segmento en particular y todo el contenido está adaptado para el tipo de prospecto al que se quiere alcanzar. La diferencia está en que una página web es más extensa y tiene mayor profundidad, por lo que sería adecuada para un evento que tenga cierta envergadura. Mientras que una landing page tiene un diseño necesariamente sencillo, carece de menú de navegación y sólo contiene información del evento que promocione.

En mi opinión, si desarrollamos una página web para promocionar un evento, ésta debe de ser independiente de la web de la marca que la promociona, ya que de lo contrario la información se perderá dentro de todos los contenidos de la marca y los usuarios pueden desviar su atención hacia otros mensajes, perdiendo su eficacia.

Lo más importante en ellas es contar de una manera atractiva el evento que estamos organizando; y hacerlo con un fin muy concreto: ‘calentar’ un posible prospecto ante la idea de acudir a un evento y captar su inscripción al mismo; o bien recoger sus datos para una acción futura de promoción del acontecimiento.

¿Qué han de contener para ser eficaces? ¿Cuándo se ha de tomar la decisión de diseñar una u otra?

Las landing pages, como ya he comentado, se diseñan para dirigir el tráfico hacia una campaña de marketing concreta y un objetivo específico. En este caso, el proceso de inscripción en un evento o bien para conseguir datos de potenciales interesados.

Por ello tienen poco contenido, si bien están escritas y diseñadas de manera muy eficaz, muy dirigidas al “Call to Action”. Y no suelen parecerse al resto de páginas de la marca que promociona el evento, aunque pueden estar alojadas en el mismo dominio.

En la landing page no existen distracciones, no hay otras opciones. Sólo se informa y se anima al visitante a realizar la acción que se le pide. Por tanto, las landing pages serán útiles para eventos pequeños y también como página final de una web más desarrollada.

Una página web, sin embargo, tendrá mucha más profundidad. Por ello, en el caso de necesitar más funcionalidades sí será interesante diseñar una página completa que contenga varias pestañas con la agenda del evento, información detallada de cada ponente, la ubicación…

Puede incluso tener información sobre hoteles cercanos y enlaces para hacer la reserva, información sobre la ciudad en la que tiene lugar, un enlace a la zona de acceso restringido para que los asistentes que se han inscrito puedan acceder y descargarse documentación o editar ciertos datos…